Comida saludable|Bebidas isotónicas

Bebidas isotónicas Bebidas isotónicas

Conocidas también como bebidas para deportistas. Las Bebidas isotónicas se han vuelto un elemento indispensable para quien practica actividad física intensa de forma regular.

No las debemos confundir con las bebidas energéticas. A diferencia que las energéticas, las Bebidas isotónicas están diseñadas para ayudar al rendimiento deportivo de resistencia y garantizar la recuperación de electrolitos que se pierden a través del sudor y la respiración y los carbohidratos consumidos por la misma práctica deportiva.
El contenido básico de una bebida isotónica debe ser de, aproximadamente, 1g / L de cloruro de sodio (NaCl) y no más de un 10% (10g por cada 100ml de bebida) de carbohidratos en forma de polímeros de glucosa ( normalmente maltodextrina) y fructosa. A partir de aquí y según la marca comercial añadirá otros compuestos minerales como calcio, magnesio, potasio y cloruro, varias vitaminas del grupo B y C y algún aminoácido.
El objetivo de una bebida isotónica es el de hidratarnos facilitando la absorción de agua por parte del organismo. Es por ello que tienen controladas las concentraciones de solutos.

Cuando hay que tomar una bebida isotónica?

Básicamente durante e inmediatamente después de la práctica de ejercicio físico.
Pero hay que tener presente que no siempre que se practica actividad física tenemos que ir con la botellita encima.
Ya hemos comentado al principio que la función de estas bebidas es la de reponer las pérdidas de líquido y electrolitos. Hay actividades deportivas que, por su baja intensidad o durabilidad, no suponen situaciones donde se pierdan grandes cantidades de líquidos. Por tanto, no habrá que recurrir a ellas y sólo que hacemos ingestas de agua ya tendremos suficiente.
Si la actividad física es moderada o ligera y / o si tiene una duración de menos de una hora no será necesario tomar una bebida isotónica. Pero si prevemos que la actividad física debe durar más de una hora y se practica en ambientes calurosos y húmedos, recorrer a la bebida isotónica y hidratarnos cada 20 minutos con una aportación de unos 200ml durante el ejercicio es el más conveniente.
Sin embargo, la bebida isotónica no es la solución a la falta de agua corporal. Llevar una alimentación adecuada, equilibrada, variada y adaptada, y aportar las cantidades de agua que el cuerpo necesita durante el día (que fácilmente pueden ser de 3 litros en deportistas) es la mejor manera de asegurar un buen rendimiento y correcta recuperación. Y evitar las temidas rampas y lesiones derivadas de una deficiente o insuficiente aporte de nutrientes.
En el deporte hay cuatro pilares básicos que no deben olvidarse: Entrenamiento, Hidratación, Alimentación y Descanso. Si nos olvidamos de un nuestra estructura tambaleará y no obtendremos ni el rendimiento ni los resultados esperados.

POR OTRA PARTE, EL CONSUMO CADA VEZ MÁS EXTENDIDO DE BEBIDAS ISOTÓNICAS SIN QUE SE PRACTIQUE ACTIVIDAD FÍSICA AUMENTARÁ LA APORTACIÓN NO NECESARIA DE NUTRIENTES, TALES COMO AZÚCARES SENCILLOS Y ELECTROLITOS (SOBRE TODO SODIO). DEL MISMO MODO QUE SUCEDE CON LAS BEBIDAS ENERGÉTICAS (ESTIMULANTES), LAS BEBIDAS ISOTÓNICAS DEBEN CONSUMIRSE DENTRO DEL CONTEXTO EN EL QUE HAN SIDO DISEÑADAS, QUE ES: REHIDRATAR Y APORTAR LAS SALES MINERALES Y CARBOHIDRATOS PERDIDOS EN SITUACIONES ESPECIALES, COMO ES EL CASO DE LA PRÁCTICA DEPORTIVA.