Sepia con cebolla


Sepia con cebolla

La mayoría habréis comido alguna vez. Igual así o en alguna de sus variantes. De esta manera la Cocinamos en casa. Si os gusta el contraste agridulce puede añadir pasas y piñones en el momento de juntar el sofrito de sepia y el de cebolla. Nosotros no tenemos por costumbre poner lo hay, a este plato, pero también nos gusta. Lo que sí encontramos importante es añadir un poco de guindilla. Pero con medio hay más que sobradamente, a no ser que os gusten los platos muy picantes.

SEPIA CON CEBOLLA

Ingredientes para 4 personas:

1 kilo de sepia sucia congelada
1 kilo y ½ de cebollas
1 tomate media madura (o dos de ramillete)
1 cabeza de ajos
1 hoja de laurel
60 g de brandy
½ guindilla (opcional)
sal
pimienta
aceite de oliva
unas ramitas de perejil
Preparación:

Limpiar la sepia cuando aún no está descongelada del todo (es más fácil). Cortar en dados y dejar la gotear dentro de un colador.

Mientras tanto, Pelar los ajos y picar los mismos bien finos. Pelar las cebollas y cortar-las en juliana. Tachar el tomate. Limpiar el perejil y picar del mismo.

Poner una cazuela de barro al fuego con un poco de aceite. Al ser caliente, verter en él la mitad de los ajos picados y, inmediatamente después, la cebolla. Sazonar el conjunto y sofreír a fuego lento hasta que la cebolla tome color y afloje (pero no debe quedar cocida del todo). Añada ahora el tomate y la hoja de laurel.

Poner otra cazuela al fuego con un poco de aceite. Al ser caliente, verter en él el resto de ajo, el perejil y la sepia. Sofreír durante 15 minutos. Calentar el brandy; verter bien caliente en la grasera y enciéndalo (cuenta que no te queme, que hace llama!). Una vez se haya extinguido la llama, cocer 5 minutos más. Ahora, mezclar la sepia y la cebolla dentro de una misma olla; añadir la pimienta picante y termina de cocer el conjunto durante ½ hora aproximadamente, o hasta que la sepia esté tierna.

Nota:

Si os gusta, podéis añadir pasas y piñones. Incorporar en el momento de unir la cebolla y la sepia.

Puede acompañar el plato, si queréis hacerlo rendir, con patatas fritas a cantonets o con arroz hervido.